La polimialgia reumática es una enfermedad reumática inflamatoria, de origen desconocido, que afecta principalmente a personas mayores de 50 años y que ocasiona dolor y rigidez en  cintura escapular y pelviana (zona de los hombros y de las caderas).  En un 15-30% de los casos puede asociarse con Arteritis de Células Gigantes.

La clínica suele comenzar en los hombros de manera simétrica con dificultad para levantar los brazos y hacer tareas cotidianas como peinarse o asearse. Si afecta a la cintura pelviana, el paciente suele tener dificultad para levantarse de una silla sin ayuda de las manos.

Conviene aclarar que en la polimialgia reumática no hay debilidad muscular, sino dolor incapacitante que es peor tras periodos de reposo y en la mañana.

El tratamiento de elección son los corticoides, en principio a dosis medias, que generalmente suponen un control de la enfermedad en un periodo breve de tiempo. Y posteriormente, dosis bajas de mantenimiento durante un periodo más largo que se evaluará en las sucesivas revisiones con el reumatólogo.

En general el pronóstico de esta enfermedad es favorable ya que la respuesta al tratamiento suele ser buena. En torno al 10% de los pacientes puede recaer a los 10 años de terminar el tratamiento del brote inicial.