La gota es la enfermedad que se produce por la formación de cristales de una sal del ácido úrico (urato de sodio) en los tejidos, más frecuentemente en las articulaciones.

Se debe a la presencia de forma prolongada de un nivel de ácido úrico elevado en la sangre (que conocemos como “hiperuricemia”), de la misma forma que se forman los depósitos de sal común en las salinas. Cuando crecen y podemos verlos o tocarlos bajo la piel los conocemos como tofos.

El diagnóstico cierto de la gota se realiza al confirmar la presencia de estos cristales en los tejidos.

La hiperuricemia se produce casi siempre por una menor eliminación de ácido úrico por los riñones o por el intestino. A esto pueden contribuir distintos factores: predisposición genética, factores hormonales, enfermedades, medicamentos y dietas poco saludables.

Los cristales de urato producen una respuesta inflamatoria que puede producir síntomas bruscos (ataque de gota) de dolor e hinchazón intensa o pasar desapercibida (inflamación crónica asintomática).

Los ataques de gota afectan a las articulaciones, pero también pueden afectar a tendones y bolsas que rodean las articulaciones. Son un aviso de la presencia de cristales de urato en los tejidos y de la necesidad de buscar atención sanitaria al respecto.

El tratamiento consiste en reducir los niveles de ácido úrico en la sangre, para que los cristales de urato se disuelvan de forma definitiva; esto requiere un nivel óptimo de ácido úrico durante un tiempo prolongado. La prevención y el tratamiento del dolor es bueno para los pacientes, pero no aborda el trastorno que produce la gota.

La gota se considera una enfermedad “curable”: alcanzar un nivel adecuado de úrico en sangre consigue disolver poco a poco los cristales, hacer desaparecer los síntomas y evitar que se produzcan daños irreparables en las articulaciones a largo plazo.

Es importante que los pacientes y los profesionales sanitarios consideremos la conveniencia de un diagnóstico certero y un tratamiento precoz y adecuado de la gota.

Los especialistas en reumatología estamos a su disposición para conseguirlo.

 

Entre los recursos que ofrece la Sociedad Española de Reumatología para saber más sobre esta enfermedad puedes consultar los siguientes:
Preguntas frecuentes sobre la Gota